miércoles, 7 de enero de 2009

Cartas de un niño celíaco

Publicamos esta carta de un niño celíaco de Jerez de la Forntera, en la que narra su experiencia con la Cabalgata de los Reyes Magos. Con ella queremos agradecer a los ayuntamiento que "han tenido en cuenta" a los celíaco a la hora de repartir caramelos y dar un toque de atención a los demás ya que con muy poco se puede hacer tan feliz a tantos niños, mayores y familiares.

“La cabalgata de reyes de un niño de 3 años”

Soy Hugo, un niño celiaco de 3 años de edad, que reside en Jerez de la Fra.
El pasado día 05 de enero de 2.009, se celebro la Cabalgata de los Reyes Magos en mi localidad, pero la corporación local había pensado en el colectivo celiaco, para que pudiéramos participar activamente en este evento.

Para ello tuvieron la genial idea de establecer tres puntos, ubicados a lo largo de todo el recorrido de la citada cabalgata, donde se repartirían caramelos aptos para celiacos, es decir carentes de gluten. Según habían anunciado en diversos medios de comunicación serían sobre unos 150 kgs. del total de los 25.000 kgs. previstos para toda la cabalgata.

Me dispuse con mis padres y hermanos a participar en esta fiesta, acudiendo al primero de los puntos establecidos por la corporación, allí me tenían preparado un pequeño recinto entre vallas, como una especie de corral, donde debíamos estar durante el desarrollo de la cabalgata, en el cual habían puesto un gran cartel donde se podía leer “DISCAPACITADOS”.

Accedía al interior de este corral y espere impacientemente la llegada de los Magos de Oriente, carroza tras carroza fueron lanzando caramelos, pero a pesar de pedir insistentemente, que me lanzaran caramelos sin gluten, estos no llegaban o si de verdad lanzaron caramelos sin gluten, estos carecían de cualquier tipo de identificación. Por lo que a pesar de divertirme mucho cogiendo caramelos, los he tenido que regalar todos, ya que no se cuáles de ellos puedo comer y cuáles no.

Agradezco el pequeño interés prestado por la Corporación Municipal, en intentar adecuar esta actividad al colectivo celiaco, pero parece que estas medidas son de carácter electoralistas y destinadas a lavar la imagen ante los medios de comunicación.

El colectivo celiaco, no necesita que nos encierren en corrales, para que nos den migajas, nosotros necesitamos que nos tengan en cuenta, que nos traten como a cualquier ciudadano y no como a un discapacitado, ya que nuestra enfermedad, es solo una intolerancia alimentaria al gluten.

No obstante mis padres ya me han prometido, que el próximo año no me preocupe, que me llevaran a Cádiz, donde toda la Cabalgata de Reyes Magos es sin gluten y adaptada al colectivo celiaco. Parece ser que hay lugares donde se insta por la integración de los diversos colectivos y no se intenta crear guetos para ellos.

HUGO VALLE GARVIN